jueves, 17 de abril de 2014

LA CHICA DEL RÍO


Hoy os dejo otro de esos pequeños cuentos que dicen mucho en muy pocas palabras.
Eloy Moreno.

Dos monjes caminaban de vuelta hacia el monasterio tras haber pasado una semana de meditación e instrucción en las enseñanzas que debían regir su vida de retiro.

El último día, ya avanzada la tarde, escucharon los llantos de una mujer que estaba sentada al lado de un río. Se acercaron para ver qué ocurría y allí descubrieron a una joven con las ropas completamente empapadas.

-¿Qué te ocurre, muchacha? -pregunto uno de ellos.
-He ido a la ciudad a comprar y a la vuelta me ha sorprendido la crecida del río. Al intentar pasar, en cuanto he metido el pie en el agua, me ha arrastrado la corriente y he tenido suerte de poder volver a la orilla. Pero tengo que llegar al otro lado pues mi madre está sola en casa y necesita de mi ayuda. ¿Podríais ayudarme a cruzar el río?

Ambos monjes se miraron y, tras un momento de duda, uno de ellos cogió a la joven en brazos y consiguió dejarla en la otra orilla.

-Muchas gracias, buen hombre, muchas gracias.
-No es nada -contestó y volvió junto a su compañero.

Nada más encontrarse éste le increpó su acto:
-¡No sabes lo que has hecho! Hemos jurado el voto de castidad, no podemos tocar a una mujer.
El compañero asintió y continuaron en silencio.

Durante el camino de vuelta volvió a increparle varias veces hasta que, finalmente, ante el silencio por respuesta, acabaron el camino totalmente en silencio.

Cuando ya estaban a punto de entrar en el monasterio, volvió a insistir:
-Sigo pensando que no deberías haber cogido en brazos a esa mujer, has roto uno de los votos.
-Amigo -le contestó- yo hace ya muchas horas que dejé a la mujer en la orilla, en cambio parece que tú aún la llevas encima.

martes, 15 de abril de 2014

¿DE QUÉ TE ARREPIENTES?

"El que se arrepiente de haber pecado es casi inocente"
(Séneca)


En esta semana de reflexión en la que los cristianos nos hacemos un examen de conciencia creo que esta es la pregunta precisa que debemos hacernos. Por más que tratemos de obrar correctamente la naturaleza humana es débil y de vez en cuando indefectiblemente metemos la pata.

Lo que me sorprende es que cuando leemos o vemos en la televisión algunas entrevistas hechas a personajes destacados esa es una de las preguntas que no falta.
¿De qué te arrepientes?, le preguntan a un político, y él responde sin ruborizarse: De nada.
Igual respuesta la escuchamos de actrices, actores, empresarios, amas de casa. Parece que nadie se arrepiente de nada y es entonces cuando soy invadido por el demonio de uno de los pecados capitales: La envidia.

Me hacen sentir estas respuestas como el peor de los seres humanos, candidato a irme de vacaciones al mismísimo averno. Es que yo si tengo muchas cosas de que arrepentirme. Desde la más tierna infancia ya estaba haciendo cosas de las que aún me arrepiento, como esa vez que arrastré del pelo a una amiguita del barrio que quería obligarme a jugar a la casita, es que yo odiaba ese juego en el que tenía que hacer de papá mientras la niña cocinaba un su estufa de juguete o le cambiaba los pañales a sus muñecas. Y de ahí en adelante perdí la cuenta de las cosas de las que me arrepiento, unas chicas y otras gordas. Como es entonces que toda esa gente de las entrevistas asegura que no se arrepienten de nada, los envidio realmente.

Una de dos, son ángeles encarnados en la tierra o es que perdieron la conciencia del bien y el mal y para ellos todo vale. Me inclino ahora por la segunda opción y pensando eso ya nos los envidio, los compadezco.

El empresario dice que no se arrepiente de nada, ni siquiera de pagar salarios de hambre a sus empleados pues solo le basta cumplir con el pago de un salario mínimo acordado por unos señores que tampoco se arrepienten de nada.
Viendo esto voy sintiéndome menos pecador y mis faltas se van tornando en leves.

¿Y los otros entrevistados?, pues de seguro también mienten, y eso de que no se arrepienten de nada solo significa que no les importa. Defraudar el erario público no es un delito, a menos que te pillen, y el que defrauda lo hace en el supuesto que nunca lo harán. Quien engaña vendiendo con ganancias exageradas tampoco se arrepiente, es que así funciona el comercio. El banquero que cobra intereses de usura, a lo sumo se arrepentirá de no haberlos puesto un poco más altos. El que empeña los recursos del País en condiciones desventajosas a cambio de favores o recompensas pasadas bajo la mesa de que va a arrepentirse, malo sería no aprovechar la oportunidad y hacer lo contrario si lo haría llorar. Es que la canción Cambalache compuesta en 1934 por Enrique Santos Discépolo no puede ser más acorde a este tema. De que te vas arrepentir si tu concepto de la vida está más centrada en el tener que en el ser.

Pero siempre se está a tiempo de despertar y de ser generoso cuando se está en la opulencia, de compartir la prosperidad en forma de salarios justos y dignos, de negociar los recursos en condiciones ventajosas, de tratar al otro con respeto sin importar su condición social o económica, esa debe ser la regla.

Hacer cosas buenas te hará sentir bien y tener la conciencia tranquila no tiene precio ni se consigue en ningún almacén.

Ahora en serio, ¿De qué te arrepientes?

lunes, 14 de abril de 2014

LOS YETIS EN LA HISTORIA DE MEDELLÍN

Luis Fernando Garcés 
En esa bucólica Medellin de los años sesentas irrumpió el sonido de una nueva música, los adultos y los curas se escandalizaron, pero la gente joven se regocijó y se sintió identificada con la nueva tendencia. El pelo largo fue entonces una de las modas en los muchachos y la minifalda de las chicas. Gonzalo Arango de alguna manera había abonado el terreno a través de sus ideas desde su movimiento nadaista, todo estaba dispuesto para el cambio de mentalidad de la ciudad, pasábamos de esa especie de medioevo a la liberalidad de pensamiento.

Encontré una entrevista que le hizo la emisora Morada Stéreo a Luis Fernando Garcés, integrante del grupo de rock "Los Yetis" que nos contará esa historia de la ciudad en esos años y que nos maravilla a medida que transcurre.



domingo, 13 de abril de 2014

LA CASA

Una lectura muy apropiada luego del Foro Urbano Mundial y WUF7 UN-Habitat. Medellín.
El arquitecto y escritor español Alberto López nos comparte en el blog una historia muy interesante. 
¿Son las viviendas modernas las adecuadas para ser habitadas por el ser humano?
¿En que momento perdimos el rumbo para llegar a vivir en las colmenas de concreto de nuestro tiempo? La conclusión es sin duda que cada día nuestro hábitat se deshumaniza.

CASAS
Alberto López


Casa Farnsworth
El proyecto de esta vivienda fue elaborado por el arquitecto Mies van der Rohe en la ciudad de Plano, Illinois, entre 1946 -1951, para la doctora Edith Farnsworth, como segunda vivienda para los fines de semana. Su coste, superior al presupuestado, acabó provocando un grave distanciamiento entre la clienta y el arquitecto. Aquella acusó a éste de haberse excedido en el encargo. Mies, el exquisito, consideró que la rica señora carecía de sensibilidad ante su arquitectura, mientras la doctora argumentaba que cuando se instaló en la casa la cubierta rezumaba agua hacia el interior y la calefacción producía un efecto de condensación de vapor sobre las paredes de vidrio. Dado que la vivienda carecía de refrigeración en la estación cálida se producía en su interior un efecto invernadero, que la hacía poco menos que inhabitable.

La total transparencia de las paredes, permitía dominar el interior para cualquiera que pasara por la carretera de acceso, lo que impidía la mínima intimidad. La disputa llegó a los tribunales que, finalmente, fallaron a favor del arquitecto, condenando a la doctora a pagarle el sobreprecio del coste de la obra. Harta de la casa, la doctora acabó vendiéndola unos años después. En el 2004 grupos conservacionistas hicieron una campaña para recaudar fondos y rehabilitarla. Hoy sigue sin habitarse, pero se ha convertido en un icono para los exquisitos amantes de la arquitectura moderna que, pueden visitarla en grupos guiados.

”No guardo el cubo de la basura debajo de mi fregadero. ¿Quiere saber por qué? Porque cualquiera puede ver la “cocina” completa desde la carretera de camino y el cubo arruinaría la imagen de la casa entera. Así que lo escondo en el armario un poco más allá del fregadero. Mies habla de “espacio libre”, pero su espacio está muy fijado. No puedo poner ni una percha en mi casa sin considerar cómo afecta al resto de la casa desde afuera. Cualquier disposición de los muebles se convierte en un gran problema, porque la casa es transparente, como una radiografía.

Edith Farnsworth citada en Joseph A. Barry, “Report on the American Battle between Good and Bad Modern”, House Beautiful, mayo 1953, 270. [2]

La casa del hombre, la domus romana, es el sitio, lugar, hogar, espacio de la existencia donde habitamos y donde la memoria de las generaciones queda depositada y guardada. La pluralidad y la riqueza de los espacios, de sus formas, de sus materiales y de los objetos que la pueblan acompañando a los hombres, son la precipitación de su historia y forman parte de su biografía. La casa se convierte así en el cofre de la memoria de los hombres. En ella se guardan los objetos que se acumulan a lo largo de la vida y que pasan de padres a hijos y de unas generaciones a otras. Por eso nos atraen las casas antiguas, por su memoria.

En 1951, en la célebre cátedra que dictó en Darmstat, Martin Heidegger equiparó el ser al habitar. Hurgando en las palabras del alemán antiguo, el filósofo argumentó que el verbo construir (bauen) aparece subrepticiamente en la conjugación de la primera y segunda personal del singular del verbo ser (Ich bin, Du bist), de ahí su conclusión: “estar en la tierra como mortal significa habitar”. Así fue durante siglos, pero vino el espíritu de lo moderno, el culto al movimiento y al progreso y con él llegaron las nuevas ideas que convirtieron las casas en objetos sin raíces despegados del suelo, un ejemplo más de la pérdida de identidad en nuestra actual cultura, donde la separación entre el ser y el habitar nos lleva al desarraigo.

La casa se quiso refundar así misma desde cero. Menos es más, predicaría el arquitecto profeta Mies Van der Rhoe tomando una cita de San Agustín, en la búsqueda de la perfección geométrica y del espacio continuo, transparente y vacío donde hasta los muebles molestaban (de ahí el requerimiento de que los proyectara el arquitecto autor del edificio) lo que llevaba a ocultarlos entre las paredes o a dejarlos como esculturas en medio del espacio, más para ser mirados que para utilizarlos.

Vivir en casas antiguas, en las casas de nuestros antepasados, se consideró un atraso. Era mejor abandonarlas o destruirlas y levantar sobre ellas otras casas nuevas, blancas, puras, transparentes, cristalinas, sin las cargas de telarañas de la historia.
Otro tanto se hizo con los muebles de bellas y preciosas maderas que el abuelo encargó a un viejo ebanista que los construyo con la conciencia y el cariño de realizar verdaderas piezas únicas. Muebles y objetos cuidados y acariciados por amorosas manos de varias generaciones, que restauraron una y otra vez las heridas que fue dejando en ellos los años y la historia.


Muebles y objetos que una nueva generación los consideró demasiado grandes y pesados, excesivamente decorados y barrocos, cargados de líneas curvas, por lo que fueron abandonados o malvendidos para ser sustituidos por muebles livianos, modernos, de líneas duras, rectas, de geometrías metálicas, en colores vivos que se consideraron alegres, como si la alegría no estuviera en el interior de las personas si no en los propios objetos. Muebles pulcros y austeros en su perfección formal, muebles protestantes, puritanos y perfectos en sus puras líneas, que solo podían conseguirse con la máquina y con los nuevos materiales, el acero, el vidrio, el plástico.


Para Le Corbusier uno de los apóstoles del llamado Movimiento Moderno, la línea recta era la del hombre, frente a la línea sinuosa o curva del asno. Así que nadie se fijó en la enseñanza del rocín cuando subiendo por la ladera de la colina se adaptaba de forma inteligente a las curvas de nivel para hacer más llevadera su carga. El hombre, pagado de su sabiduría, escogería continuar por el camino más corto, violentando la colina con la fuerza bruta de la ingeniería, la tecnología y la máquina, arrasando para ello la elevación, aplanando el terreno o causando una llaga por donde cruzaría la carretera desangrando el paisaje y la naturaleza. A eso, el hombre moderno lo llamó, urbanismo y progreso.

La casa racionalista y funcionalista no quiso nada con el pasado, solo estaba interesada en hablar de su tiempo. Quiso olvidar lo que sabía de antes, quiso negar la carga de la memoria imaginando ella misma una nueva historia, a partir de un punto cero sin recuerdos. La casa moderna no quiso remitir a nada que no fuera ella misma, no quiso ser objeto de nadie, sino de sí misma, no quiso ser ni de sus habitantes, que pasaban por ella sin llegar a tocarla, sin poder añadir ni quitar nada, pues todo en ella, muebles y objetos, incluso las personas, todo, estaba previsto, todo estaba objetivamente diseñado según las necesidades, para estar en su sitio. Cada cosa en su lugar y un lugar para cada cosa. El diseño total, desde el picaporte a la ciudad, pasando por todo tipo de edificios, la ambición que alimentó desde el Renacimiento la locura del arquitecto demiurgo que pretendía enseñarnos a como debíamos vivir, se hacía por fin realidad.

La casa moderna no quiso tener padres ni abuelos, quiso ser ella misma, forma primigenia naciente sin ayudas del mar de la geometría. Quiso ser la madre de una nueva historia. Quiso ser el origen pero nos llevó al final. Quiso hablar un nuevo lenguaje y nos llevó al silencio. Quiso ser la más pura, con los mínimos elementos. Quiso ser menos para ser más, pero acabó siendo menos, hasta no llegar a ser nada o casi nada.

La casa moderna odiaba los recuerdos. En ella no cabían los ecos. Los antepasados con sus objetos habían sido expulsados, ya no tenían cabida ni en el desván, entre otros motivos, porque la casa moderna lo había eliminado cortándolo de cuajo con la cubierta plana. La casa se hizo cúbica y transparente. El paradigma fue la casa sin muros, la casa de cristal. Así se perdió el lugar donde se guardaban los sueños y los objetos de la infancia. Así se perdió la casa como instrumento para la ensoñación, como fortaleza y reducto de nuestra intimidad y nuestra individualidad. En la casa moderna todo quería ser puro y cristalino, era el reino de la levedad y de lo transparente. Allí no había rincones, los niños no tenían donde ocultarse para poder jugar y con el paso del tiempo se les olvidó jugar.

La casa perdió su verticalidad y se extendió horizontalmente. Perdió el sótano y perdió el desván. Se hizo espacio horizontal continuo, isotrópico. Se hizo, empleando el término lecorbusierano, “máquina de habitar”. Así se inventó la caja apartamento que, los arquitectos modernos ofrecieron al negocio capitalista de la construcción y que permitió crear el mercado inmobiliario, donde se vendían metros cuadrados de espacio construido sin ninguna cualificación, cual si fueran metros de tela para hacerse un traje o de papel higiénico para limpiarse el culo.

Los fantasmas de la casa que desde siempre habían estado habitándola en armonía, generación tras generación, no pudieron habitar la nueva casa que construyeron los nietos, pues ya no quedaban rincones ni lugares sin destino o uso específico donde ocultarse o jugar con los habitantes al escondite, y tuvieron que emigrar, unos a un barrio pobre y marginal del centro, y otros a una semiderruida casa en el pueblo.

A las gentes que las habitaban, los rostros se les fueron volviendo cenizos porque en aquél espacio no era posible soñar y así se les olvidó lo que era tener otros intereses e ilusiones que trabajar para ganar dinero, poder conducir un buen coche para ir a comprar al hipermercado (nuevo símbolo de la modernidad “democrática) y ver un concurso en la televisión o un partido de fútbol el sábado por la noche cuando los hijos mayores ya se han ido a la discoteca y los pequeños están durmiendo, soñando con un juego de ordenador, donde se trata de matar al mayor número de terroristas posible.

Mientras el profeta de la geometría, que había predicado la pureza del “menos es más”, contra lo que consideraba las telarañas de la historia, vivía y moría en Chicago, fumándose los puros habanos de siempre, en un gran apartamento barroco y antiguo del centro, cargado de objetos y de recuerdos y rodeado de sus propios fantasmas.

lunes, 7 de abril de 2014

¿POR QUÉ LOS HOMBRES SOMOS MÁS FELICES?

No sé quién se inventó esto, pero está genial
RESPONDE UNA MUJER...

Porque:
- Conservan su apellido toda la vida.
- El garaje es todo suyo.
- El chocolate es algo que pueden comer sin remordimiento.
- Nunca quedan embarazados.

- Los mecánicos les dicen la verdad.
- Nunca tienen que conducir hasta la próxima estación de gasolina porque los baños no estaban limpios.
- Las arrugas les añaden carácter.
- Las canas les agregan atractivo.

- La gente nunca les mira las tetas cuando les están hablando.
- Los zapatos nuevos no les vuelven mier.. los pies.
- Las conversaciones telefónicas duran 30 segundos.
-Sus mensajes telefónicos no tienen más de tres o cuatro palabras.

-Para unas vacaciones de 15 días necesitan sólo una maleta.
-Pueden abrir todos los frascos y botellas sin pedir ayuda.
-No se dan cuenta si alguien aparece en una fiesta con la misma ropa que ellos, y pueden llegar a ser amigos.
- Se pueden comer un banano o chuparse un helado, en sitios públicos, sin que nadie les lance miradas            sospechosamente lúbricas.

- Pueden ver televisión con un amigo en silencio total, durante horas, sin pensar: Será que está enojado conmigo?.
- Si a alguien se le olvida invitarlo a algún lado, sigue siendo su amigo/a.
- Su culo no es un factor determinante en una entrevista de trabajo.
- Su ropa interior cuesta $ 10.000 en pack de tres.

- Tres pares de zapatos son más que suficientes para todo el año.
- Son incapaces de verse arrugas en la ropa.
- El mismo peinado les dura años, quizás décadas.
- No se les daña el esmalte de uñas ni se les corre la pestañina en una fiesta.

- Sólo tienen que afeitarse la cara.
- Pueden tener juguetes toda su vida.
- Pueden llevar pantalones cortos independientemente de cómo luzcan sus piernas
- Pueden “arreglarse” las uñas con una navajita de bolsillo.
- Pueden dejarse el bigote sin que parezca algo antiestético.
- Pueden comprar los regalos de Navidad para 25 parientes, el 24 de diciembre, en 25 minutos.
- No tienen que preocuparse nunca de qué vamos a preparar mañana para la comida.
- No tienen que probar que son peritos al volante aunque tengan tres accidentes al año.

- Pueden aumentar tres kilos y ni se dan cuenta.
- Con panza o sin panza, siguen comiendo igual.

  ¡y... lo peor de todo...es que es cierto!

sábado, 5 de abril de 2014

PROHIBIDO SOÑAR


Yo en la multitud
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.
Escena XIX. Monólogo de Segismundo.
Pedro Calderón de La Barca.

Soy un soñador empedernido, que le vamos a hacer. Ayer hablando con alguien caí en la cuenta de que así es la cosa, que a pesar de todas las decepciones que nos da la vida sigo siendo un optimista irredento. Dicen
que al perro no lo capan dos veces, pero en mi caso esto no funciona así, pues el perro que vive en mí, ni es tan perro y si lo han capado, y caparán muchas veces más, es que tengo la manía de creer en la gente, de darle un valor muy elevado a las palabras. Es por esto que no concibo que alguien prometa algo y luego haga otra cosa totalmente distinta, como lo hacen tantos políticos.

No tengo remedio, por más que me hago el propósito de no volver a creer en todo lo que me digan, perezco en el intento:

“Que préstame por favor veinte mil pesos hasta mañana”, tenga y lleve. “Que cuídame el perrito mientras voy de viaje”, ¿Hágale!, ya ha hecho muchos viajes y nunca regresó por su perro. “Que facilítame el taladro para hacer un trabajo en casa este fin de semana”, ya perdí la cuenta de cuantos fines de semana han transcurrido, en verdad no puntualizamos bien eso.

En otro aspecto sé que hay situaciones que se han salido del curso ideal y que han desbordado las normas sociales, cosas que debemos enfrentar en el día a día, que nos apabullan, angustian, enojan. La delincuencia hace de las suyas en medio de una absoluta impunidad, el ruido y la contaminación en la ciudad, la incultura social es la regla en la que cada quien se cree la última gaseosa en el desierto. Todas estas cosas y muchas más que la mayoría han terminado aceptando como “Normales”: “Es que son consecuencias lógicas inherentes al crecimiento desmesurado de nuestras ciudades”.
“No le prestes atención al ruido, eso es lo que te estresa”, eso equivale a decir “No le prestes atención a la lluvia, eso es lo que te moja”. Y hasta alguien me dijo que mi molestia ante todas estas cosas negativas que nos acechan es debida a mi edad: “A medida que vas llegando la vejez van llegando las chocheras”.

¡Mamola!, no faltaba más, así que ahora no comulgar con el descontrol social es una chochera, que preocuparse, quejarse y tratar de buscar soluciones para acabar con la injusticia, la inseguridad, la contaminación y el ruido ¿me hace intolerante?

Pues no, y mil veces no, yo no me rindo ni me conformo a vivir encerrado en el confort de una torre de marfil mientras el mundo se desmorona a mí alrededor, nadie me cortará las alas, nadie me quitará mis sueños. Puede que no logre nada con mis manifestaciones de descontento, pero quién sabe, puede que sí. Lo único seguro es que al fin me quedará la satisfacción de que lo intenté, que no fui un pusilánime.

"La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante".
(Paulo Coelho)

Es que soy un soñador incurable, un optimista crónico, y eso nadie me lo quita. Es que creo que si se puede lograr un mundo mejor que será la heredad de nuestros niños. Prefiero morir en la batalla que dormirme en la trinchera mientras todo se acaba.

miércoles, 2 de abril de 2014

ASTROPUERTA ABRIL 2014

Hola:
El evento celeste del mes es el eclipse total de Luna en la mañana del 15 de Abril, visible en Colombia y en casi todo el continente. Descargue aquí la información basica para su observación.
Marte y Saturno entran en la escena dominando el cielo del mes.
En seguida los eventos y las efemérides históricas del mes de Abril 2014.
Saludos
Germán Puerta
Bogotá, Colombia


Principales eventos celestes de Abril 2014

Viernes 4 – Conjunción de la Luna y la estrella Aldebaran
Lunes 7 – Luna en cuarto creciente
Martes 8 – Oposición de Marte
Lunes 14 – Conjunción de la Luna y Marte
Martes 15 – Luna llena
Martes 15 – Eclipse total de Luna visible en América y el Océano Pacífico
Jueves 17 – Ocultación de Saturno por la Luna visible en Chile, Argentina y Uruguay
Martes 22 – Luna en cuarto meguante
Martes 29 – Luna nueva
Martes 29 – Eclipse anular de Sol visible en Australia

Principales efemérides históricas de Abril 2014

Miércoles 2 – 1845: Primera fotografía del Sol
Jueves 3– 1966: La sonda Lunik 3, primera nave en orbitar la Luna
Sábado 12 – 1961: Yuri Gagarin, primer hombre en el espacio
Sábado 12 – 1981: Lanzamiento del Columbia, primer Transbordador Espacial
Lunes 14 – 1629: Nace Christiaan Huygens, descubridor de la verdadera forma del anillo de Saturno
Sábado 19 – 1971: La Unión Soviética lanza la primera estación espacial, la Salyut 1
Miércoles 23 – 1967: Accidente mortal del cosmonauta Vladimir Komarov en la nave Soyuz 1
Jueves 24 – 1970: China lanza su primer satélite artificial
Viernes 25 – 1990: Lanzamiento del Telescopio Espacial Hubble
Lunes 28 – 2001: Dennis de Tito, abordo de la Estación Espacial  Internacional, primer turista en el espacio.


Eclipse Total de Luna 
Abril 15 de 2014



Por Germán Puerta

En las primeras horas del martes 15 de Abril en Colombia y en casi toda América se podrá apreciar un Eclipse Total de Luna, un evento celeste de gran interés.

Los eclipses resultan por una precisa alineación de los tres astros, el Sol, la Tierra y la Luna, son consecuencia de la revolución de la Luna alrededor de la Tierra, algunas veces bloqueando el Sol -eclipse de Sol-, y otras pasando por la sombra de la Tierra -eclipse de Luna.

En los eclipses totales de Luna, ésta entra en la sombra de la Tierra justo cuando se encuentra en su fase de Luna llena, produciendo maravillosos efectos que tienen la ventaja que se pueden observar sin riesgo a simple vista o con instrumentos. 

El primer contacto de la Luna con las sombras de la Tierra se llama penumbra, momento en el cual lentamente nuestro satélite toma un color ceniciento. En seguida el cono de oscuridad, -conocido como umbra- produce un notable cambio de colores en la superficie lunar, generalmente rojo y a veces con tonos verdes, azules y amarillos. Con instrumentos como binoculares y telescopios la observación de los matices de luces y sombras avanzando sobre las manchas lunares y los cráteres es espectacular. Hace 3000 años los griegos observaron que durante los eclipses lunares la sombra de la Tierra aparecía circular sobre la Luna y citaron esta evidencia para afirmar que nuestro planeta era una esfera y no un plano como se creía.


El eclipse total de Luna del 15 de Abril

La acción comienza con el primer contacto de la Luna con el área externa de la sombra terrestre, exactamente a las 11:53 pm. de la noche (hora de Colombia) del 14 de Abril. Esta penumbra apenas produce un ligero oscurecimiento de la superficie lunar.

Los cambios notorios comienzan cuando la Luna entra en la región más oscura de la sombra terrestre, la umbra, lo cual sucederá a las 00:58 am. del día 15. En minutos los observadores notarán una sombra circular avanzando lentamente  por la zona Oeste de la Luna, mientras ésta entra más profundamente en la sombra terrestre durante los siguientes 30 minutos. 

El oscurecimiento de la Luna será a cada instante más evidente hasta que sucede el más fascinante de los eventos: justo cuando el disco lunar entra completamente en la sombra terrestre, -inicio del eclipse total de Luna a las 2:06 am. ésta no desaparece pues se enciende nuevamente con extraordinarios tonos rojizos y naranjas. Este fenómeno que en la antigüedad generó toda clase de mitos y supersticiones hoy es bien entendido puesto que la atmósfera de la Tierra actúa como un prisma y desvía parte de la luz solar, especialmente las ondas rojas del espectro, arrojándolas en la sombra terrestre. En esencia, lo que ilumina la Luna con sus tonos rojizos durante los eclipses es la luz de todos los atardeceres y amaneceres de nuestro planeta.

En esta ocasión la Luna se encuentra en conjunción con la estrella Spica de Virgo y los planetas Marte y Saturno en el vecindario adornan el espectáculo.

La fase total del eclipse tendrá una duración de 1 hora, 17 min, 48 seg. El eclipse máximo sucede a las 2:38 am y se podrá apreciar hasta las 3:24 am. Luego las fases parciales del eclipse se observan hasta que la Luna abandona completamente la sombra terrestre a las 5:37 am.

Los tiempos del eclipse para todos los países en su hora local y más información en Eclipse lunar 15 abril 2014